En los últimos años, pareciera que invertir en criptomonedas se ha convertido en toda una moda, pero esta tendencia se debe a los sorprendentes resultados que obtienes cuando haces este tipo de transacciones. 

También conocida como MOVE, esta es una altcoin, o moneda alternativa, la cual se enfoca en los avances tecnológicos, a diferencia de otras criptomonedas. 

Además, otra de sus características es el uso de la Inteligencia Artificial, que también ayuda a evitar fraudes del mundo de los criptoactivos. 

A pesar de encontrarse al 30% de su desarrollo, esta moneda ha tenido buenos rendimientos y otro de sus atractivos es que su sistema se basa en Etherium, además de ser un sistema de Finanzas Descentralizadas (DeFi). 

También conocida como Sure, esta criptomoneda funciona como Token y, a la vez, hace las funciones de un seguro contra las criptoestafas, lo que te asegura que tus bienes están respaldados ante cualquier engaño.

Esta moneda tiene como principal característica el cuidado del medio ambiente, ya que su sistema de minado busca reducir su propia huella de carbono y, además, estos activos están enfocados en inversiones para la optimización de energías en vecindarios. 

Conocida también como MANA, es una combinación de realidad virtual y criptomonedas en la cual puedes realizar desde aplicaciones hasta una amplia gama de contenidos multimedia, los cuales se beneficiaron del anuncio de Meta.

También conocida como Strip, este activo te permite obtener liquidez así como prestar y/o pedir activos de NTf’s, es decir, obras digitales únicas e indivisibles, lo que hace que su valor aumente de la misma manera en que lo haría una escultura física.

Ahora es tiempo de elegir la criptomoneda que más te agrade o el área en la que quieras invertir y de analizar qué tanto riesgo estás dispuesto a correr con estas inversiones.

Si aún no te animas a invertir en criptomonedas y necesitas liquidez inmediata, acércate a LQUID Luxury Liquidity, donde te otorgamos préstamos a través de tus bienes de lujo; desde relojes y joyería hasta autos súper deportivos y bienes inmuebles.

Contáctanos en los siguientes canales:

Teléfono: 55 4122 7001

Sitio web | Facebook | Twitter | WhatsApp | Instagram | LinkedIn |

La pandemia puso un freno a la economía del mundo y, al mismo tiempo, ha desafiado los sistemas y las estructuras existentes, sembrado las semillas de nuevos cambios en todos los rubros, incluyendo las inversiones, que irán mudando según las tendencias.

En este sentido, existen tres grandes tendencias de inversión que tendrán más relevancia a causa de la pandemia. Es importante señalar que no nos referimos a inversiones en acciones determinadas o a sectores específicos, sino a las tendencias que los inversionistas tendrán.

  1. Cambio climático
    Los inversionistas tendrán razones para destinar recursos a empresas que contribuyan de forma más eficaz a la transición hacia una economía global menos intensiva en carbono. El reciente paro económico causado por la pandemia de COVID-19 ha reducido de manera considerable, en varias regiones, las emisiones de gases de efecto invernadero, lo que es una clara señal de lo que podría lograrse en el futuro, creando una economía global libre de carbono y más sostenible. Los sectores clave en los que se centra esta tendencia de inversión son: Las energías limpias o renovables, el transporte, los actores pioneros del cambio en la industria del gas y el petróleo; la agricultura y la producción de alimentos.
  2. Infraestructuras
    El gasto en infraestructuras está por entrar a una fase de expansión. Las viejas economías tendrán que afrontar tanto las necesidades existentes como las nuevas y, además, deberán tener en cuenta la tendencia hacia una mayor sostenibilidad. Al mismo tiempo, las nuevas economías continuarán urbanizándose a pasos acelerados. La expectativa de tasas de interés más bajas y, a veces, incluso negativas, durante un período prolongado, debería brindar un estímulo adecuado para las inversiones.
  3. La tecnología al servicio del hombre
    Las continuas innovaciones y los desafíos surgidos con la crisis del coronavirus siguen convirtiendo a la tecnología en un sector atractivo para los inversionistas, ya que el progreso tecnológico es irreversible y marcará el comienzo hacia una nueva normalidad.

Estas tendencias de inversión de largo plazo, junto con otros cambios que ha provocado la inesperada pandemia, provocarán sorpresas y escenarios inéditos que en los hechos, solo formarán parte de la nueva normalidad.