El panorama de la industria restaurantera ante el COVID-19, en relación con las perspectivas económicas que este arroja y las medidas preventivas que requiere; pone en duda el bienestar de los negocios que se dedican a dicho sector.

El presente problema de salubridad pública enfrenta al sector restaurantero con la reducción de turismo; la ausencia de clientes locales; al cambio de hábitos de consumo; a establecer nuevos modelos de venta que refuercen las entregas a domicilio siguiendo, siempre, las mejores medidas sanitarias.

Ante dicha amenaza y en medio del cambio de los patrones de compra, México ha lanzado una iniciativa de “bonos gastronómicos” para apoyar a la industria restaurantera, pues el pago a meseros y staff de cocina no puede quedarse atrás o en el olvido.

Sin duda, los empresarios de la industria restaurantera tendrán que buscar opciones para poder continuar laborando y evitar más rezagos en su crecimiento.