Existen empresas que son dirigidas por líderes prudentes que entienden que, después de haber operado un mercado por muchos años (10 o 15 años), llega el momento de cambiar el rumbo estratégico del negocio y dirigirlo preponderantemente a generar riqueza con menos riesgo, es decir, son empresas donde el líder cambia el rumbo estratégico, dando prioridad a generar más ingresos con menos riesgo. 

Para que esto suceda, es indispensable que el fundador tome consciencia de la necesidad, inherente al mundo de los negocios, de cambiar el rumbo de su pensamiento.

Por supuesto que, durante esta contingencia, hubo recortes en muchos rubros, pero recortar no significa no volver a invertir; se deben realizar inversiones inteligentes, en puntos de venta con menor costo fijo, optimizar el diseño de cara al cliente y mejorar la selección en el portafolio de productos, invertir en nuevos ejecutivos, nuevos gerentes, nuevos directores con nóminas fijas más bajas y beneficios variables es un camino a tomar. 

Para asegurar la continuidad de su negocio en épocas de incertidumbre, es importante generar riqueza con menor riesgo.