En tiempo de crisis siempre hay oportunidades, pero solo para los que saben identificarlas y convertir lo malo en algo bueno.

Algunos negocios hicieron recortes de personal, de gastos operativos, etc. y al analizar las posibilidades reales de ventas hacia los siguientes seis meses, se dan cuenta que, lamentablemente, el flujo sigue sin alcanzar.

¿Qué hacer?  

“Ya hice todos los recortes y todo lo que correspondía. Inicialmente planee 4 semanas de tener mi negocio cerrado, sin ingresos y con gastos pendientes de cubrir, pero después me dijeron que iban a ser  8 semanas y después 12. Entonces los cortes que se hicieron quedaron chicos las negociaciones se quedaron cortas, en fin…”

Si usted se siente identificado con este testimonio, los siguientes puntos podrían serle de gran ayuda.

  1. Un escenario es presionar a que el primer presupuesto de ventas se cumpla, es un tema muy riesgoso pero, aunque se cumpliera, ahora viene el segundo reto; que la cobranza se realice en tiempo y forma. Así que pensar en que si el flujo no es suficiente, reaccionemos en poner la presión en el área comercial en los tiempos post-covid parece que es una ruleta rusa con altísima probabilidad de empeorar el escenario en los siguientes seis o siete meses después del encierro del covid.
  1. Si después de este análisis, se da cuenta que la primera ronda de recortes no es suficiente, lo prudente será hacer ‘de tripas corazón’ y entrarle al segundo y hasta tercer recorte, tantos como sea necesario. En este segundo o tercer recorte es posible que no solo tengas que cortar grasa de tu empresa sino incluso cortar un poco el músculo del negocio, sin embargo, es lo que toca hacer en una situación de economía caída, debilitada y de, por supuesto, enorme incertidumbre. 
  1. Tiene que volver a analizar los gastos más importantes de tu negocio; nómina, rentas, gastos operativos, gastos de punto de ventas, etc., todo lo que aporte a que el flujo futuro resulte incluso por arriba del punto de equilibrio.

No desperdicie una gran crisis para hacer lo que tenga que hacer en el momento que lo tenga que hacer.

El coronavirus tendrá consecuencias en las empresas de todo el mundo, y la industria de lujo no es la excepción, ya que el movimiento de dinero, propio de los periodos vacacionales y del turismo boyante, se vió mermado.

Analistas de RBC (Royal Bank of Canada) calculan que una caída del 10% en el consumo de China durante el primer semestre del año tendrá una reducción del 2% en los ingresos de las empresas de lujo y del 4% en sus beneficios anuales. China es el principal consumidor y, a su vez, uno de los más grandes productores. En consecuencia, no solo se ve afectada la venta, sino el propio stock para el resto de los consumidores europeos.

Otro sector de lujo que sufre las consecuencias de la crisis sanitaria es la alta cocina, cuya espera para volver a brindar servicio a sus comensales se está terminando, claro que tendrán que comenzar con los protocolos de la nueva normalidad.

Por otro lado, empresas como el grupo francés de marcas de lujo LVMH, decidió poner sus fábricas al servicio de la emergencia sanitaria. Durante este tiempo han dedicado sus plantas de perfumes y cosméticos a la fabricación de gel desinfectante para donar a hospitales. Un gesto que busca contribuir a frenar esta contingencia.

Como podemos observar, no todo va mal; aunque muchas empresas deben esperar para poder dar sus servicios de nuevo y más aún para recuperar lo perdido, con buenas prácticas y esfuerzo se logrará recuperar la economía global y su crecimiento.

Las compañías se están enfrentando a diversos riesgos estratégicos y operacionales, como el retraso o la interrupción del suministro de materias primas; los cambios en la demanda de los clientes; el incremento de los costos; las reducciones logísticas que provocan retrasos en entregas; los problemas de protección de la salud y la seguridad de los empleados; la insuficiencia de mano de obra; las dificultades relacionadas con el comercio de importación y exportación etc.

Partiendo de un análisis de las principales prácticas empresariales, en materia de planificación de continuidad de negocios y gestión de emergencias, exponemos 3 recomendaciones para hacer frente a esta situación:

Planee su posicionamiento

Una vez pasada la emergencia, usted deberá volver a empezar, aunque la crisis ya no exista habrá que levantar pedidos y realizar de nuevo todas las operaciones de la empresa. Por eso es importante planear un posicionamiento y reconocimiento de su empresa.

Recuerde que el cliente necesita confianza, certidumbre y garantía.

Una empresa socialmente responsable

Recuerde siempre mostrar que es una empresa socialmente responsable y que vela por el bienestar de sus colaboradores. Muestre que sus trabajadores están preparados para cualquier contingencia y para manejar el producto frente a este tipo de situaciones. Siempre dé seguridad a sus clientes, tanto como empresa como con sus productos o servicios.

Agregue valor

Ahora se trata de la pandemia por coronavirus, pero recuerde que la entrega de valor siempre debe estar presente y evolucionando. ¿Cómo agregar valor en esta situación? Por ejemplo, añada protocolos o verificaciones que den seguridad de que su negocio está libre del virus. Si es un restaurante, deberá contar con la certificación que avale que su negocio tiene protocolos de limpieza y seguridad en el manejo de alimentos. 

Se trata, en suma, de resaltar sus fortalezas y las medidas que dotan de certidumbre a su clientes sobre su servicio o producto.

Si usted es dueño de una empresa, es importante que, ahora más que antes, mantenga la comunicación con sus colaboradores y los haga conscientes de la situación que la pandemia presenta.

Entendiendo esto, es relevante comprender que, al atravesar por una situación de crisis como la actual, cuando se trata de pagar sueldos, para muchos resulta mejor recibir un sueldo parcial durante algunas semanas, a recibir el sueldo completo un mes, y al siguiente mes ser despedido por falta de liquidez; sin embargo, si su caso es distinto y tiene las posibilidades de continuar con la operación de su empresa, le recomendamos continuar pagando la nómina completa hasta donde el flujo de dinero y las posibilidades se lo permitan.

Dicho lo anterior y dadas las circunstancias y la inmediatez de la situación, le hacemos cinco recomendaciones para manejar el pago de la nómina durante la contingencia:

  1. Prepare una reducción de sueldos parcial o lineal durante las siguientes semanas, por ejemplo, disminuir el 20% durante el mes de junio, y si la contingencia continua durante el siguiente mes, disminuir el 30%, y así sucesivamente.
  2. Usted podría acordar tener trabajo parcial con sus colaboradores, es decir, puede mandarlos a trabajos de 3 días y pagar lo correspondiente a los días laborados.
  3. En caso de ser necesario, debe mandar de vacaciones “forzadas” a algunos colaboradores, pagandoles parcialmente a quienes cuenten con días de vacaciones no usados, por ejemplo, podría mandar de vacaciones “forzadas” pagando el 85% de las vacaciones.
  4. No deje de pagar a sus proveedores o la cadena productiva en donde usted participa se verá afectada y provocará lo que se denomina un “juego de suma cero” donde nadie gana.

Manejar bien sus recursos en situaciones complicadas le ayudará a mantener la continuidad de su negocio y de paso el bienestar y continuidad de sus colaboradores.

Si usted, como empresario, se ve afectado por la crisis derivada del coronavirus (COVID-19), es importante saber que los préstamos sobre bienes de lujo son una alternativa para capitalizarse y solventar los problemas financieros de su empresa.

Lquid Luxury Liquidity de Fundación Dondé, le ofrece opciones para financiarse a través de sus artículos de alto valor, como obras de arte, joyería o bienes inmuebles.

Entre las ventajas del préstamo prendario sobre los bancos y otras instituciones crediticias, podemos encontrar la velocidad con la que respondemos a las personas interesadas, así como las tasas de interés, que son ideales para deudas a corto plazo.

En entrevista con  Expansión, Sergio Raimond, director general de Lquid Luxury Liquidity explica lo siguiente: “Los bancos estaban cerrando las líneas de crédito a los negocios. Lo que hicimos fue diseñar productos, sobre todo servicio especializado, para atender clientes de alto valor que necesitaban atender problemas de liquidez en sus empresas y, aprovechando ahorita, que surgió el tema del Covid”.

“Con cada cliente diseñamos un préstamo especial, dependiendo de cómo están sus signos de liquidez, cada cuánto recibe dinero y qué tipo de garantías tiene. Una de las ventajas que tenemos, respecto a instituciones financieras reguladas, es que podemos hacer un paquete muy flexible respecto a sus necesidades”, destacó.

Con información de Expansión