Las ventas del sector podrían registrar un retroceso de hasta un 35% en lo que resta del año, sin embargo, tras la crisis, las marcas emergerán más fuertes y darán respuesta a las tendencias de consumo que están tomando fuerza a raíz de esta pandemia.

Por otra parte, las restricciones de transporte y la reducción en viajes turísticos, son los principales factores que han lastrado el crecimiento del lujo durante este año. Por ejemplo, en Europa, el mercado de los artículos de lujo se había mantenido estable en los dos primeros meses y medio del año, aunque con variaciones sustanciales entre los países; el mercado italiano fue el que más sufrió, ya que la cuarentena provocó descensos de dos dígitos en las ventas en todo el país, mientras que en América se está empezando a sentir de lleno el impacto del virus.

Luego de la finalización de la cuarentena, se espera que la industria del lujo sea una de las primeras en recuperarse, iniciando una nueva era en el mundo de la máxima sofisticación.

De esta manera se espera que, en los próximos años, la industria dedicada al lujo centre todos sus esfuerzos, creando experiencias dirigidas hacia los valores, consolidándose como uno de los negocios más versátiles y rentables a nivel mundial.

Los países de todo el mundo anuncian medidas para impulsar sus economías, donde el sector de lujo, podría pagar uno de los precios más altos de su historia. Según los resultados de una encuesta realizada por Boston Consulting Group (BCG) y Bernstein, la pandemia de Covid-19 podría acabar con hasta casi un tercio del valor de mercado del sector del lujo, valorado en 350.000 millones de euros en 2019.

Un desastre, que, en el peor de los casos, podría traducirse en un déficit de ventas de 105.000 millones de euros a nivel mundial; se espera un descenso de rentabilidad, con una caída de más del 40%. Parece un año muy complicado para el sector, que tendrá que lidiar también con todo el stock no vendido, calculado en hasta 105 millones de unidades.

Pero no todo pinta mal para la industria de lujo, quien obtiene noticias postivas del comercio electrónico; el nuevo campo competitivo de la industria de lujo, el cual ha incrementado la importancia de las compras en línea. Las marcas que hayan introducido nuevas estrategias de comercio electrónico podrán beneficiarse de este cambio de paradigma, consiguiendo una considerable ventaja competitiva.

Pensando en el futuro, la mayoría de los CEO de las marcas de lujo se muestran optimistas y esperan alcanzar los niveles de ingresos previos a la crisis en un año a partir del brote de la pandemia.